05 de 10 de 2015

Búsqueda implacable

Wp-busquedaimplacable

Soy de esas personas que constantemente pierde las cosas. Nunca se dónde dejo el celular, o las llaves, o el pase escolar. Me gustaría pensar que las cosas se mueven solas, cambiando del lugar de donde las dejé; pero no, la verdad es que tengo un problema con mi desorden y a esto se le suma que soy olvidadiza… mala combinación.

Hace unos días fue el turno de las llaves de perderse. Revisé en mi cama, entre los libros del escritorio. Nada, no estaban. Busqué en toda mi pieza y no las encontré. Amplié el rango de búsqueda y revisé en las demás piezas, quizás mi mamá o mi hermano las habían tomado por error. No fue tan inútil, de todos modos debo reconocerlo, porque encontré otras cosas que antes creía perdidas.

Aquel incidente de las llaves me hizo reflexionar un poco durante la noche, en esos instantes antes de dormir en los que los pensamientos divagan de un lado a otro sin freno.
Siempre andamos buscando cosas, está en nuestra naturaleza. Buscamos logros, buscamos personas, buscamos relaciones. Buscamos cosas donde no las hay, buscamos momentos que se demoran en llegar; y en toda esta búsqueda muchas veces nos cegamos, porque estamos convencidos de que lo que buscamos es lo único posible, que no hay alternativa. Y están esas veces en las que no sabemos qué estamos buscando, ni hacia dónde vamos, pero nos movemos conducidos por el hábito de seguir buscando.

¿Y si no lo encontramos? O ¿qué tal si no es como creímos que sería? Muchas veces hay situaciones a las que llegamos con una imagen fija de lo que queremos de ellas, pero luego con el tiempo terminamos dándonos cuenta que lo que esperábamos no era tan fiel a la realidad que nos habría gustado. Sería egoísta no reconocer que en parte la culpa es nuestra, por no querer ver las cosas por lo que son en primer lugar, y no por lo que se cree de ellas.

Todo ocurre y todo llega solo si tiene que llegar, por más que hagamos esfuerzos por atraparlo. Es cierto que es necesario tomar las oportunidades cuando se nos presentan, pero es importante que mantengamos la mente fría y no nos perdamos en una búsqueda sin sentido. Muchas veces las mejores cosas aparecen mientras estamos buscando otras, lo importante está en saber verlas a tiempo.

Tal vez cuando dejamos de buscar es precisamente cuando comenzamos a hallar, porque es entonces que abrimos los ojos dándole la oportunidad a una infinidad de alternativas que antes no veíamos capaces de volverse posibles. Tal vez incluso sea algo tan simple como un juego: algunos buscan, otros prefieren dejarse encontrar y otros simplemente dejan que las circunstancias los sorprendan. Somos nosotros los que decidimos en qué lado queremos estar y bajo qué reglas jugar.

Un abrazo para cada una y los mejores deseos para que hallen lo que sea que les aguarde.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último